space-rocket-academy

POST TRATAMIENTOS

Post-procesado en impresión 3D

Por normal general las piezas fabricadas por impresión en 3D en cualquiera de las tecnologías existentes producen piezas con cierta rugosidad superficial. Este hecho es una característica de cada tecnología. No obstante, es posible aplicar diversas técnicas para mejorar notablemente nuestras impresiones en 3D. En este curso hablaremos de las técnicas de postprocesado en impresión 3D más populares.

Si miramos el acabado de la pieza de una máquina cualquiera como el motor de un ciclomotor, el típico banco de un parque, o las tapas de saneamiento de calzadas o carreteras observaremos que presentan un acabado rugoso. Éstas son las típicas piezas fabricadas en fundición por moldeo en arena, donde el propio proceso implica esta característica. En cambio, no compraríamos un anillo si no tiene un superacabado, conocido también como “pulido espejo”.
Por tanto, es importante evaluar si es necesario producir piezas con buen acabado, porque ello implicará seguramente un coste mayor de producción.

Ahorrar tiempo de postprocesado en impresión 3D es posible, en función de qué tecnología usemos, ya que existen algunos parámetros que favorecen mejores acabados superficiales.
Imprimir en 3D con alturas de capas pequeñas es una de estos parámetros, y es que, por regla general la altura de capa es un valor muy influyente en el acabado, de forma que a menor espesor de capa se obtienen los mejores resultados. Desgraciadamente también aumenta el tiempo de fabricación y el coste asociado.
Otro aspecto a valorar es el efecto del diseño. Las superficies casi planas – piense en la sección superior de una esfera – muestran el efecto de cada capa de manera más pronunciada que en otra sección de la pieza. La posición de impresión también puede resultar ventajosa en SLA, SLS, o MJF para minorar el efecto esfera, no obstante habrá que atender también a otros factores no menos importantes como la cantidad de soporte, anisotropía, etc.

El lijado o esmerilado a mano es la técnica más sencilla y popular para el postprocesado en impresión 3D y que consiste en frotar suavemente la pieza con una lija o tela de esmeril hasta conseguir afinar la superficie. Existen telas de esmeril con diversas propiedades abrasivas en función de dos factores principales:

  • Tamaño del grano. Se recomienda comenzar por una lija de grano grueso e ir bajando paulatinamente a medida que mejora el aspecto superficial.
  • Tipo de abrasivo. Existen muchos abrasivos en el mercado: corindón, alúmina, carburo de silicio, diamante, etc. Es recomendable observar las indicaciones del fabricante para el esmerilado del material en concreto.

 

DESCRIPCIÓN DEL CURSO:

Aprenderemos a procesar la impresión 3D que sale de nuestra impresora.

Quitaremos los soportes, lijaremos las partes que lo requieran, aplicaremos capas de imprimación para un posterior pintado, aprenderemos las técnicas básicas para aplicar distintas pinturas.

También conoceremos la aplicación de recubrimientos y que propiedades extra aportan a la pieza impresa, así como su método de aplicación.

 

LECCIONES

1
Lección 1

Sea el primero en añadir una reseña

Por favor, accede para dejar una valoración
Añadir a la lista de deseos
Obtén el curso
Inscrito: 0 estudiantes
Conferencias: 1
Esta web web usa cookies y sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.